Casa Río

La Tierra NO Resitirá / Territorios de Colaboración por Brian Holmes

Estamos a orillas del río Paraná, en Rosario, “el Chicago de Argentina”, uno de los puertos de exportación de granos más grandes del mundo. Detrás se encuentra una metrópolis adinerada con torres que se elevan hacia el cielo, y luego campos de soja transgénica que se extienden a través de la Pampa y más allá, hasta las estribaciones de los Andes. Frente a nosotros está el río, ancho y marrón como el Mississippi, pero completamente diferente, porque no está íntegramente represado, cubierto de diques, canalizado y transformado en una simple carretera para barcazas cargadas de grano, arena, piedra, carbón y productos petroquímicos. En cambio, el Paraná conserva un vasto delta, de 200 millas de largo y hasta 50 millas de ancho, lleno de islas de vegetación densa separadas y unidas por canales entrelazados.

El Delta es una tremenda bioregión cuyo contorno es claramente visible desde el aire, mientras que su paisaje interior laberíntico es conocido solo por aquellos que viven allí. Entre el monocultivo en tierra y el torrente del río, estamos haciendo base en tres enormes y sombríos túneles de ladrillos, un espacio de exhibición subterráneo que solía ser un depósito ferroviario en los muelles del río, lleno de granos polvorientos en su camino hacia el mar. En este momento este lugar está lleno de arte. La exhibición se llama La Tierra NO Resistirá. El contexto se llama Territorios de Colaboración.

La Tierra NO Resistirá es una exposición de geografía crítica que tiene como objetivo explorar la comunidad simbiótica del suelo y sus destinos en la era de la agricultura industrial globalizada. Territorios de colaboración es una iniciativa que responde a la amenaza del control total del medio ambiente mediante la participación en las solidaridades expresivas con los habitantes del Delta. La reunión de estos dos elementos no es un accidente, ya que el objetivo central de La Tierra NO Resistirá es explorar los cambios en el uso de la tierra provocados por la agricultura OGM más el nuevo mercado de China, que en conjunto han provocado enormes expansiones del cultivo de granos. Frontera, tanto en Norte como en Sudamérica.

El video titulado “Un gran desierto verde”, de Ryan Griffis y Sarah Ross, compara escenas de campos de monocultivos en Illnois y Brasil, de tal manera que a menudo no se puede notar la diferencia. Esto se debe a que los procesos subyacentes de colonización son inherentemente similares. La pantalla mural y el mapa / archivo, “Open Veins of the Americas”, realizado por mí y por Alejandro Meitin, exploran los “ríos vivos” de las cuencas hidrográficas de Mississippi y Paraná, que son las principales cuencas hidrográficas industriales que exportan grano en las Américas. El tema de la comunidad simbiótica del suelo y su relación con la agricultura industrial se desarrolla en la cromatografía de suelos por Claire Pentecost y de una manera algo diferente, en la delirante “Cornstitución” traducida del lenguaje del Maíz por Sarah Lewison y Duskin drumm. Finalmente, El conflicto entre la vida campesina tradicional y los procesos de modernización impulsados ​​financieramente se plantea, no en América del Sur, sino en el país importador de soja de China. El video de tres canales de Sarah Lewison “Naxilandia” trata sobre la resistencia campesina cotidiana a la modernización en el valle de Lashihai en la provincia china de Kunming.

La edición argentina de la muestra es bastante diferente de las tres versiones anteriores que se llevaron a cabo en la Universidad de Illinois en Chicago, en la Southern Illinois University en Carbondale y en el Pacific Northwest College of Art en Portland. La diferencia es simple de explicar: enviamos un mensaje poderoso desde el Norte y obtuvimos una respuesta transformadora del Sur, cumpliendo y superando los espacios potenciales que quedaron vacantes en nuestro trabajo. Graciela Carnevale y Alejandro Meitin organizaron, no solo la exposición en Rosario, sino mucho más: cinco “campañas” en las que enviaron a artistas, investigadores activistas y habitantes locales a los territorios de la isla del Delta, y luego llevaron la misma mezcla heterogénea de personas para elaborar expresiones estéticas de sus experimentos de percepción colectiva. El proceso de formalización de estas experiencias fue particularmente interesante, desde el punto de vista social, geográfico y ecológico, una combinación intensiva real que profundiza en cada territorio en particular. Los resultados de las cinco campañas se combinaron con los trabajos de Eduardo Molinari y Santiago Fredes, así como con pequeñas secciones retrospectivas dedicadas a múltiples antecedentes, incluido el programa CuencasLab en 2015, en el que Sarah Lewison y yo tuvimos la suerte de unirnos con Critical Art Ensemble (gracias eternas a CAE). Finalmente, debo agregar que todo esto se relacionó con el apoyo a un objetivo muy concreto respaldado por todos los participantes, a saber, la aprobación de una “Ley de Humedales” que proporcionará un marco de conservación para los entornos fluviales en Argentina, incluidos sus habitantes humanos y no solo un fantasía de naturaleza prístina.

La reunión cerrada de dos días que siguió a la inauguración fue un entrecruzamiento organizativo de alrededor de cuarenta personas, con la participación de representantes de ONG, ambientalistas, figuras políticas locales, artistas, habitantes de islas, personas expulsadas de sus tierras por la expansión de barrios cerrados y un proyecto sobre el tema Rio Feminista que forma parte de un movimiento social nacional en ascenso (sin embargo, todos menos uno de ellos optaron por no asistir al evento). En los círculos de arte contemporáneo suele darse mucho valor a lo que Félix Guattari llamó “transversalidad”, y que se refería a iniciativas políticas y sociales que mezclaban personas de diferentes perspectivas, orígenes, idiomas, clases sociales, colores de piel y géneros, de tal manera. que las diferencias resuenan mucho más allá de la suma estadística de diversas partes. Este tipo de cosas nunca son fáciles.

Una parte clave de este trabajo es un mapa interactivo, hecho con tecnología de mapeo de código abierto y orientado a la comunidad, proporcionado por un grupo con sede en Seattle llamado Mapseed. Algo muy hermoso está sucediendo aquí, porque Mapseed es considerado por sus inventores como un “sucesor espiritual” del proyecto argentino “¿Qué pasa Riachuelo?”, Un “mapa de monitoreo social” participativo para la limpieza del Riachuelo, lanzado en 2010 por el grupo M7red. Como resultado, ese mismo grupo también llevó a cabo una de las campañas en los Territorios de Colaboración. Con el regreso del proyecto de mapeo con sede en Seattle al contexto argentino que lo inspiró, el bucle cierra de modo que los orígenes también son futuros.

Para ver el trabajo de Mapseed en acción, y para tener una idea del territorio del Delta como lo expresan los que lo aman, visite https://mapa.casarioarteyambiente.org.

Aquí está el texto que escribimos para describir las etapas de esta exposición y el proyecto más grande en el que ahora se inserta:

“Convocando múltiples perspectivas localizadas sobre el Delta del Río Paraná, La Tierra NO Resistirá formula una pregunta de alcance hemisférico: ¿Cómo proteger a la vitalidad ecosistémica del arrasamiento de la agricultura extractivista? ¿Cómo salir del proceso de homogeneización territorial que está transformando a las Américas?

La muestra de Rosario surge de una colaboración con artistas de Chicago: dos ciudades claves del mercado mundial de los granos, cada una rodeada de un “gran desierto verde”. En la cuenca del Mississippi como en la del Plata, siembras infinitas de plantas transgénicas provocan crecientes problemas ambientales, culminando en el cambio climático. Las obras presentadas en la última sala de la exposición trazan paralelismos sorprendentes entre Norte y Sur, mostrando en ambos casos como un suelo vivo queda reducido a un mero receptor de productos químicos. Hasta en China, país importador de soja por excelencia, la transformación del territorio conjuga modernización y amenaza: dos caras inseparables de una misma moneda, cuyas leyes económicas regulan el destino planetario.

Frente a esta constatación crítica, toda una movida de artistas, investigadores y pobladores isleños se sumergen en la “pedagogía de lo anegado”, o sea, la tentativa de dejarse instruir por el territorio mutante de los humedales. A partir de múltiples antecedentes, cinco grupos se han constituido para realizar experiencias de percepción colectiva a lo largo del Río de la Plata, desde los entornos acuosos de Rosario y Victoria hasta Isla Paulino en la ribera sur del estuario. Ayudándose de un mapa interactivo para dejar huellas de su pasaje, y sumándose a los trabajos de otros artistas e investigadores, esos grupos traducen sus percepciones en formas visuales y sonoras, armando una “culturadiversidad” floreciente, a imagen de la asombrosa biodiversidad deltense.

¿Cómo pasar de la explotación agroquímica actual a una nueva convivencia con la naturaleza? Las expresiones reunidas en esta muestra constituyen el reflejo anticipado de una conflictividad social por venir, cuando humanos y no humanos se juntarán para resistir, sí, a las fuerzas que van negando el derecho de todos a una residencia en la Tierra”.

***

Para obtener más información acerca de que la Tierra NO Resistirá, visite http://regionalrelationships.org/tewna

Para ver los proyectos organizados por Alejandro Meitin y una amplia gama de colaboradores, consulte https://www.casarioarteyambiente.org

Para visitar el Centro Cultural Parque de Espana: http://ccpe.org.ar

Finalmente, Rios Vivos / Living Rivers, puede verse en http://ecotopia.today/riosvivos/mapa.html (y no olvide presionar el botón “Norte” si desea algo de inglés ).

Brian Holmes / Crítico de arte, teórico cultural y activista, especialmente implicado con el mapeo del capitalismo contemporáneo. Es miembro del comité editorial de la revista de economía política Multitudes (París) y de las revistas de arte Springerin (Viena) y Brumaria (Barcelona). Brian es también un colaborador habitual de la revista Parachute (Montreal), y uno de los fundadores, con ‘Bureau d’Études y de la asociación activista Ne pas plier. Es miembro del grupo Compass, con quienes desarrolla una investigación “Midwest Radical Cultural Corridor,” en la cuenca del río Illinois afluente del Mississipi. Es tambien organizador del seminario Continental Drift (Deriva Continental) desde donde busca crear un marco para entender la crisis político-económica actual, a fin de tomar acciones tanto dentro como más allá de ella. Sus libros más recientes incluyen Escape the Overcode (2009) and Unleashing the Collective Phantoms (2008).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *